Me va a costar…

… Pero he juntado fuerzas y por fin vuelvo a escribir. Lo he echado de menos, os he seguido leyendo, pero me costaba mucho volver a escribir después de todos los cambios y todo lo que he vivido este mes.

En enero tomé una decisión, muy meditada y que la tenía que tomar si o si. Como sabéis tenía novio, con el que llevaba más de cuatro años,  digo ‘tenía’ porque ya no. Lo dejé después de Reyes.
Llevaba unos meses malos, en los que ya no estaba tan ilusionada, había muchas discusiones. La distancia era dura, pero si las cosas hubiesen ido bien, no hubiese pesado tanto.

Hace unos días,  cuando estuve en Madrid haciendo exámenes, cogí mis cosas de su casa. Fue duro y aunque haya sido yo la que ha cortado la relación no estoy dando saltos de alegría. 

Cuatro años es mucho tiempo, pero ya no aguantaba más,  quiero ser feliz y así no lo era.

Estas dos semanas en Madrid han sido reveladoras. Me he dado cuenta de que los cinco años de la carrera he perdido el tiempo, no he aprovechado la vida en la universidad,  me cerré demasiado, perdí la oportunidad de conocer gente de mi edad y muchas cosas más.

Lo bueno de darte cuenta de estas cosas es que tengo 24 años y puedo arreglarlo. O eso creo. Aún me queda este curso y otro más para acabar la carrera.

Ahora estoy en un momento de reflexión y de saber hacia donde voy.

Vaya rollo os he soltado en un momento…

Procuraré escribir más a menudo y espero que las próximas entradas sean más alegres.

Advertisements

Somos masocas

Es la única explicación que encuentro a escuchar canciones tristes cuando estamos de bajón. 

Creo que no soy la única o eso espero.
Ahora mismo estoy escuchando canciones de Vetusta Morla y estos chicos no son la alegría de la huerta precisamente. 

No puedo evitar echar de menos estar en Madrid, por mucho que trate de hacerme la dura. Cinco años viviendo allí y ahora volver a mi casa.

Donde vivo es una ciudad pequeña,  casi podría clasificarla de pueblo.
Echo de menos a mi novio, amigos, las colas en el metro, las aglomeraciones en la Gran Vía. 

A pesar de que esto es temporal no puedo evitar ponerme triste.

I can

image

Conozco el significado de la imagen y apoyo lo que representa. Pero en mi caso la uso por motivaciones diferentes. Es un “yo puedo con la carrera, la vida y con todo lo que me echen encima”. Cuando todo se pone gris contemplo la chapa que me regaló mi novio. En ella si que aparece el dibujo original y sé que tarde o temprano,  espero que más pronto que tarde, acabe la carrera.

Termine la carrera y pueda trabajar de periodista,  profesión a la que me quiero dedicar desde que era pequeña.