Ni tan mal

image

Con esta foto se resume cómo están siendo estas semanas. No me da tiempo a pasarme por aquí.  No paro quieta. Estoy empezando a disfrutar de mi ciudad,  aunque quiero ir a vivr a Madrid, pero mientras no podía estar de mal humor.

Y estoy muy contenta porque sigo consiguiendo entrevistas sin parar. Una de las últimas fue con este rubio de aquí. 

image

Mis amigos me dicen que íbamos muy conjuntados y que hacíamos muy buena pareja. Ojalá. Es Abel Azcona un artista navarro conocido internacionalmente por sus performances.

Y bueno por ahora la diversión se acaba, por una buena causa. Estoy a dos semanas de exámenes y toca estudiar.

Advertisements

Nuevas aventuras

Va a ser verdad eso de “año nuevo,  vida nueva”.

Hace unos días decidí hacer algo que muchas veces había pensado. Cerca de donde vivo hay un monte en el que hay un fuerte. Desde hace un tiempo quería ir, pero como no soy muy deportista pensé que no iba a poder.

El fuerte está en la parte más alta eran 6,5 km de paseo. Después de convencer a mi hermano para que me acompañara,  él ha estado más veces y quería que me hiciese de guía, no me fuese a perder. Finalmente el jueves pasado me até las botas y allí que fuimos.

Aunque pueda parecer una tontería aprendí una buena lección. No hay mayor satisfacción que ponerse una meta y cumplirla. Cuando llegamos estaba muy contenta.  Y es cierto que casi muero fueron 4 horas de paseo, ver que era capaz de hacerlo fue increíble. 

image

Ya sólo por estas vistas merece la pena. Así que poco a poco voy estando mejor y llena de energia y lista para haver cosas nuevas.

Me va a costar…

… Pero he juntado fuerzas y por fin vuelvo a escribir. Lo he echado de menos, os he seguido leyendo, pero me costaba mucho volver a escribir después de todos los cambios y todo lo que he vivido este mes.

En enero tomé una decisión, muy meditada y que la tenía que tomar si o si. Como sabéis tenía novio, con el que llevaba más de cuatro años,  digo ‘tenía’ porque ya no. Lo dejé después de Reyes.
Llevaba unos meses malos, en los que ya no estaba tan ilusionada, había muchas discusiones. La distancia era dura, pero si las cosas hubiesen ido bien, no hubiese pesado tanto.

Hace unos días,  cuando estuve en Madrid haciendo exámenes, cogí mis cosas de su casa. Fue duro y aunque haya sido yo la que ha cortado la relación no estoy dando saltos de alegría. 

Cuatro años es mucho tiempo, pero ya no aguantaba más,  quiero ser feliz y así no lo era.

Estas dos semanas en Madrid han sido reveladoras. Me he dado cuenta de que los cinco años de la carrera he perdido el tiempo, no he aprovechado la vida en la universidad,  me cerré demasiado, perdí la oportunidad de conocer gente de mi edad y muchas cosas más.

Lo bueno de darte cuenta de estas cosas es que tengo 24 años y puedo arreglarlo. O eso creo. Aún me queda este curso y otro más para acabar la carrera.

Ahora estoy en un momento de reflexión y de saber hacia donde voy.

Vaya rollo os he soltado en un momento…

Procuraré escribir más a menudo y espero que las próximas entradas sean más alegres.

Ausencia justificada

Me encantaría poder actualizar el blog más a menudo,  pero los exámenes están a la vuelta de la esquina.

Me toca hincar codos y echar el resto para aprobarlos. Cuando se pasen volveré a la carga.

Pero eso si, el knit no me lo quita nadie.  =)

Un saludo a tod@s.

Su primer año

El sobrino de NovioGuapo  está a punto de cumplir un año. 

Le conocí nada más nacer, su mami estaba hecha polvo por la cesárea,  pero creyó que era bueno tener la habitación llena de gente,  cada una es libre de hacer lo que quiera.

Nada más coger al niño la ternura me invadió todo mi cuerpo, quería protegerle, era tan pequeño. Y fue entonces cuando la alarma de mi reloj biológico empezó a sonar.

En este año he ido aprendiendo como si y como no se trata a un niño y eso que este no es mio.  Pero ya sé que cosas si que voy a querer para el mio y que no.

image

Por ejemplo el tema de las visitas al hospital y a casa nada más nacido el bebé,  eso no me gusta nada. Es un momento importante entre el niño y sus padres. Y qué decir de los consejos de todo el mundo… como dice una amiga “madre informada (por sí misma) vale por dos”.

El día de mañana cuando me toque a mi, veremos que pasa. De momento me iré armando de paciencia y aprendiendo.

Perdón por las horas…

Se que no son horas de estar publicando, más bien debería estar frita en la cama, pero he salido hace un rato del cine y estoy hiperactiva.

He ido con amigaN a ver El hobbit : La Batalla de los Cinco Ejércitos.  Es muy recomendable.

Si que es cierto que a mi parecer que estiren tanto un único libro, me parece demasiado, pero las tres películas me encantan. Aunque mi favorita es la segunda.

En esta última casi se me cae la lagrimilla al saber que el mundo de la Tierra Media llega a su fin. Me di cuenta con las de Harry Potter,  cuando vi la última pensé ale ya me he hecho mayor. Y con las del Hobbit me pasa más de lo mismo, puede parecer una tontería,  pero de la primera de El Señor de los Anillos a esta que he visto hoy han pasado 13 largos años,  han volado.

La fugacidad del tiempo da que pensar, hay que aprovechar cada minuto de esta vida, porque todo sucede muy rápido.

No me quiero extender más porque me caigo de sueño. 

My dress, my choice

Ayer una noticia de los informativos me llegó a lo más profundo e hizo que pensase en como de mal está el ser humano.

En la capital de Kenia varias mujeres han sido atacadas por hombres en mitad de la calle por llevar minifalda.  Porque según ellos estas mujeres van provocando.

Para empezar ninguna de las prendas que se pone una mujer es para provocar, ni incitar a los hombres a que nos insulten o que vayamos “pidiendo guerra”. 

Pero más bien parece lo contrario. A quién no le ha pasado eso de ir por la calle, ya no con minifalda,  sino con tirantes o una ropa ajustada, y que algún hombre te halla silbado o dicho algo subido de tono. A mi me ha pasado,  y me he quedado callada porque no sé que decir y lo que se me ocurre no es nada bueno.

Nos inculcan que somos el sexo débil,  que estamos hechas para tener hijos, que nuestro cuerpo es pecado y que el sexo es sólo para reproducirnos. Suenan a cosas de nuestras abuelas e incluso de nuestras madres, pero no es así.  Estos pensamientos siguen presentes en los chicos de hoy en día.  Por suerte no en todos, pero si en algunos.

image

Una mirada de arriba a abajo, un silbido,  un “¿por qué te maquillas tanto”?, un “lleva esa falda para provocar”… A veces son gestos o palabras sutiles y encubiertas, pero en el fondo es machismo.
Y el machismo es algo que no soporto ni en mi relación personal con mi pareja, ni en mi entorno.

Tengo una amiga que me dijo que su ex novio la insultaba por Twitter porque ella le había provocado. Ahora se siguen hablando, dependencia en estado puro y con perdón,  mi amiga es un poco tonta.

Por suerte para mi, aunque mi novio tiene defectos como todos y todas, no es machista, y esta claro que si lo fuese no estaría con él.

El título de la entrada se debe a la campaña iniciada en Twitter en apoyo a estas mujeres africanas en concreto y a todas las mujeres en general,  porque al final mi vestido es mi elección.